domingo, 25 de mayo de 2014

Qué problemas enfrenta Brasil a días del inicio del Mundial

La próxima Copa del Mundo será la más cara de la historia. En comparación con las dos últimas ediciones, el valor de la versión brasileña del torneo triplica a los gastos de Alemania 2006, y cuadriplica los de Sudáfrica 2010.
Pero el dinero no soluciona las problemáticas. Las obras del Mundial Brasil 2014 son las más atrasadas de la historia. Fallecieron obreros. El país se sumerge en protestas que gritan por mejoras en los servicios de salud, educación, y transporte, entre otros. Hubo desalojos. La inseguridad preocupa a políticos y dirigentes. Hay falencias en traslados, conectividad, y otras áreas de logística. Hasta un posible brote de dengue entró en la extensa lista.
Si bien los puntos de conflictos abarcan cada rincón del país, las 12 sedes del evento mundialista se llevan la mayor cantidad de miradas. La felicidad de organizar el evento más importante del fútbol se choca con la impotencia generada por la corrupción y los gastos excesivos.
  • Río de Janeiro
La antigua capital del país es una de las que suma más dolores de cabeza. La información oficial dice que falta el 12% de los trabajos para completar el sistema de transporte, pero podría no llegar a estar listo para el evento.De 45 estaciones, solamente 9 están completamente terminadas. Hay huelgas contrastantes, con suspensión de los servicios incluidos.
El descontento por la expropiación de inmuebles y las protestas constantes que llegan desde las favelas son el temor de los organizadores. La Articulación Nacional para la Copa del Mundo, un espacio que coordina a los ciudadanos que se organizan contra los efectos negativos de la Copa y los JJOO 2016 en todo del país,contabilizó que unas 250.000 personas fueron desalojadas de sus hogares. La organización Amnistía Internacional habló de más de 38.000 casos en Río.
El estadio Maracaná, sede de la final y de seis partidos previos, fue sometido esta semana a retoques de último minuto para ser entregado a FIFA. Hubo operarios que trabajaron de urgencia con mesas para la prensa, zonas VIP y el césped.
  • San Pablo
En tierras paulistas hubo un recorte de 26,8 millones de dólares a la Policía Militar, que provocó paros en las cárceles, que no permitieron la entrada de nuevos reclusos. Además hay 282 oficiales cada 100 mil habitantes, una cifra por debajo de los 303 policías que recomienda la ONU.
La inseguridad se mezcla con las protestas. La ciudad está bajo un constante caos que termina con heridos y decenas de detenidos. En la última jornada de protestas, un grupo de manifestantes incendió una concesionaria de Hyundai, una de las patrocinadoras de Brasil 2014. Los destrozos fueron con martillos y bombas molotov.
Además, unos 5.000 profesores reclamaron de mejoras salariales y el Movimiento de los Trabajadores Sin Techo (MTST), uno de los más influyentes, se concentraron en las inmediaciones del estadio mundialista Arena Corinthians. Fueron más de 4.000 personas que ocupan un terreno baldío localizado a unos cuatro kilómetros del estadio, en una ocupación llamada Copa do Povo (Copa del Pueblo).
El estadio, también conocido como Itaquerao, no conformó a los organizadores y se vieron obligados a reprogramar una segunda prueba para el 1 de junio, tan sólo 11 días antes del inicio del certamen. "Para nosotros es vital que todas las instalaciones sean probadas en condiciones totales de juego", escribió el secretario general de la FIFA, Jérôme Valcke, en su cuenta de Twitter.
  • Curitiba
Estuvo en serio peligro de ser excluida del Mundial debido a los retrasos en su estadio. Tras repetidas advertencias,la FIFA se vio obligada a darle un ultimátum a la ciudad del sur de Brasil, lo que provocó que los organizadores locales se las ingeniaran para encontrar fondos adicionales para acelerar los trabajos de renovación en la Arena da Baixada, con capacidad para 41.000 personas y sede del club local Atlético Paranaense.
EL ESTADIO DE CURITIBA CASI ES EXCLUIDO COMO SEDE DEL MUNDIAL POR FALTA DE FONDOS, Y HASTA TUVO QUE RENUNCIAS PARA CONSTRUIR UN TECHO RETRÁCTIL PARA TERMINAR LAS OBRAS A TIEMPO
La solución llegó a último minuto, evitando que Curitiba se convirtiera en la primera ciudad sede en ser excluida de un Mundial debido a retrasos en sus construcciones. Pero tuvieron que renunciar a los planes para un techo retráctil porque no estará listo a tiempo para el Mundial.
Todos los problemas que hubo con los fondos destinados para remodelar este estadio, generaron un descontento basado en la desconfianza en las autoridades. La posible corrupción fue un generador de manifestaciones.
  • Manaos, Fortaleza y Natal
Al norte y nordeste del país, las cifras preocupan en materia de seguridad. Manaos tiene pocos agentes entrenados y apenas 80 de 16.000 profesionales (0,5%) que hay en el Amazonas, realizaron un curso para brindar seguridad en grandes eventos. Es la misma ciudad donde fallecieron tres obreros durante la construcción del Arena Amazonas.
Un informe de la Secretaria General de la Presidencia que reprodujo O Globo, dice que en Natal, la capital de Río Grande do Norte, hay 13 homicidios por fin de semana. El documento habla de que Fortaleza tuvo una media de seis asaltos diarios en los transportes el año pasado, un 309% más que los de 2012.
El clima húmedo de esas ciudades las colocó como las más afectadas en caso de que un brote de dengue se presente durante el Mundial. Rachel Lowe, del Instituto Catalán de Ciencias Climáticas en Barcelona y una de las desarrolladoras del sistema de alerta, dijo que la posibilidad de un brote durante el Mundial era suficientemente grande como para infectar a visitantes.
  • Recife, Salvador y Belo Horizonte
Si bien el estadio Mineirao de Belo Horizonte fue uno de los primeros que se declaró listo en infraestructura para el Mundial, su red móvil es de las peores de todas las sedes. Internet será un problema para las coberturas de los partidos y las marchas de maestros, centrales sindicales y jóvenes "indignados" que desfilan en la capital de Mina Gerais.
La ciudad de Salvador de Bahía corre riesgo de no organizar las clásicas "Fan Fest" porque temen que las manifestaciones causen problemas. No sólo la Policía organiza huelga, como en otras ciudades, sino, también, los indígenas y los productores rurales.
Los saqueos en Recife obligaron a la presidente Dilma Rousseff a enviar al Ejercito
En Recife el estadio está a 20 kilómetros del centro y el transporte es deficiente. Allí se protagonizó hace unas semanas la ola de saqueos y robos más importantes del país por una huelga de la Policía. Tuvo que intervenir la presidente Dilma Rousseff. Además, hay una grave falta de médicos. En el estado de Pernambuco escasean los medicamentos y en algunos hospitales estatales los especialistas atienden cada 15 días.
  • Brasilia, Cuiabá y Porto Alegre
En Cuiabá murió el último obrero por recibir una descarga eléctrica, el octavo desde que comenzaron las obras. La construcción se detuvo unos días y el estadio Arena Pantanal se terminó en el límite. El trabajador llegó sin vida al hospital, uno de los tantos establecimientos de la ciudad donde hay denuncias por abandono de personal médico y falta de equipamiento. Los funcionarios de la salud también hacen reclamos en Porto Alegre, donde se suma una huelga de trasportistas.
En la capital, las pintadas contra la FIFA decoran toda la ciudad. Aumentaron con la muerte de un trabajador en las reformas del estadio Mané Garrincha, el más caro de los 12. Allí se concentraron 500 integrantes del MTST en las últimas protestas.
El estadio mundialista tiene capacidad para 72.000 espectadores, costó unos 600 millones de dólares, y hay temor de que se convierta en un "elefante blanco" tras el torneo que generó desalojos. Fuentes oficiales afirmaron a principio de mes que 3.000 militares del Ejército brasileño reforzarán Brasilia durante el Mundial.

Ver más: